lunes, 12 de febrero de 2018

Proponen reactivar más rutas de buses tradicionales en Cali

Proponen reactivar más rutas de buses tradicionales en Cali

Febrero 11, 2018 - 11:40 p.m.  Por: 
Redacción de El País 
Buses tradicionales en Cali
Como parte de la propuesta de reorganización, los transportadores tradicionales también han planteado la renovación de su flota de vehículo.
José Luis Guzmán / El País
En medio de la alerta que se vive por una posible crisis en el servicio del MÍO, debido a los incumplimientos con la flota, los transportadores del colectivo volvieron a insistir, con una nueva propuesta, en el proceso de reestructuración que plantean para ser un sistema complementario al transporte masivo.


Diego Vivas, director del Grupo Urbano, que agrupa a las empresas del colectivo tradicional que aún operan en la ciudad, indicó que esta semana presentarán un documento, con las modificaciones que fueron sugeridas a la propuesta, tras una reunión con la Secretaría de Movilidad.
“Hay una propuesta de 26 rutas, para las que se necesitarían 654 vehículos. El 70 % operarían en el Oriente y el resto en la ladera y Valle del Lili, que son sitios donde se han identificado las deficiencias. Uno de los cambios que nos pidió Movilidad es presentar los resultados de carga, es decir, cuántos serían los pasajeros a movilizar”, explicó Vivas.


Según el transportador, con las rutas que proponen pretenden “que la gente solucione sus viajes en un solo trayecto” y se construyeron teniendo en cuenta peticiones de la comunidad. 


“Lo que reclaman es la disminución drástica de los niveles de transferencia, porque eso alarga los horarios de movilización, por eso la gente prefiere montarse en un pirata, que le lleva de un punto a otro en un solo viaje”, expresó Vivas.


Asimismo, Vivas añadió que la ventaja de la propuesta que están haciendo “es que ya no operaríamos de manera independiente sino que seríamos una sola compañía, un consorcio, y los buses los pintaríamos de un mismo color. El grupo se llamaría ‘Primo’, que es unión temporal Promotora Integrada de Movilidad”.


En una primera fase operarían independientes al MÍO y sin hacer competencia a sus rutas, pero posteriormente plantean incluir el pago con tarjeta inteligente y en una segunda fase hacer integración operacional con el MÍO. 


A finales del año pasado, la Secretaría de Movilidad indicó que adelantaba un trabajo técnico para la reorganización del Transporte Público Colectivo, TPC, y la idea era que este último operara 21 rutas con 420 vehículos, mientras que el MÍO tendría 91 rutas con 911 buses.
“El trabajo técnico está en un 98 %. No me estoy pronunciando sobre ese proceso porque no quiero generar expectativas”, dijo el secretario de Movilidad, Juan Carlos Orobio.



Por su parte, Nicolás Orejuela, presidente de Metrocali, señaló que existe la obligación contractual de reemplazar el TPC en su totalidad. Según el funcionario, ya se realizó la chatarrización de unos 4300 buses, busetas y colectivos de un total de 5000 que existían.


“La apuesta de Cali es que todo el servicio sea prestado por el MÍO y mientras ello ocurre, el TPC que tenga vigente su tarjeta de operación prestará servicio en las zonas determinadas por la Secretaría de Movilidad. Es decir, que en esta etapa de transición ellos siguen teniendo un rol de complemento del sistema”, afirmó.
Orejuela añadió que los actuales prestadores del TPC podrían ser parte del sistema masivo solo cuando el MÍO llegue a su etapa definitiva con la inclusión de una nueva flota compuesta por 424 buses, “licitación que estamos estructurando. En ese momento tanto el TPC como los demás interesados podrán participar del proceso de selección objetiva”.


Para Gustavo Corrales, presidente de la Asociación de Ediles de Cali, es conveniente que se avale la propuesta de los colectivos, para que la comunidad pueda mejorar su movilidad.


“Hay demasiada informalidad en cada una de las comunas, por todas partes usted ve motorratones, mototaxistas y carros particulares haciendo el recorrido de transporte informal y ese transporte se está convirtiendo en una cosa muy costosa, cuando antes teníamos unas busetas que salían de nuestro territorio con rutas origen destino”, manifestó Corrales.

Según el transportador Diego Vivas, el TPC cuenta con 475 buses, de los cuales unos 150 dejan de operar a diario por el pico y placa. En total, prestan 29 rutas y algunas hacen paralelismo al MÍO.

Operadores opinan

Para Frank Mosquera, miembro de la junta directiva de ETM, uno de los concesionarios del MÍO, la propuesta de los colectivos es viable “si es temporal y focalizada”. ”La temporalidad está determinada por la reactivación económica del MÍO, y focalizada, porque tendría que ser diseñada y distribuida por Metrocali y la Secretaría de Movilidad, generalmente en zonas del oriente de la ciudad, donde es ineficaz la prestación del servicio del MÍO”, indicó.

Mosquera añadió que “nos dimos cuenta de que existen intereses económicos en el transporte público residual, que querían volver eso perpetuo, asignarse derechos sobre las rutas y no ser tan focalizados como la lógica de la movilidad lo dictaba”.

Una de las medidas de contingencia que activaría Metrocali, si llega a haber crisis por la falta de flota en el MÍO, es levantar el pico y placa de taxis y buses del sistema tradicional.

Tomado de:  elpais.com.co






viernes, 9 de febrero de 2018

El futuro es Shenzen, no el petróleo

El futuro es Shenzen, no el petróleo
DineroDinero Mauricio Botero Caicedo 

El futuro es Shenzen, no el petróleo: Mauricio Botero/Dinero© Dinero Mauricio Botero/Dinero
Hace unos días el exministro Rodrigo Villamizar escribió un artículo en el diario Portafolio (Enero 25/18) en el que argumenta que el petróleo, lejos de estar amenazado, es el futuro. Dentro de los varios argumentos que esgrime el Dr. Villamizar está el que “los conflictos geopolíticos en Medio Oriente, la situación anémica de Venezuela (solo produce 1,6 millones de barriles al día), y el vigor incontenible del sector de petróleo y gas de esquisto en Estados Unidos, que superará a Arabia Saudí en producción en el 2018, dominará los planes de inversión que se calculan en un billón de dólares.”
Lamento estar en desacuerdo con el exministro. El petróleo no solo no es el futuro, sino que en menos tiempo de lo que uno piensa, va a correr la misma suerte que el aceite de ballena, combustible que fue reemplazado por el kerosene, un producto bastante más accesible y barato. Para entender por qué el petróleo tiene los días contados es indispensable entender que el 70 por ciento de este hidrocarburo, en distintas formas, se utiliza es para el transporte. Y dado que en muy pocos años va a empezar la conversión masiva del parque automotor (incluyendo buses, camiones, tractores, barcos y aviones) a electricidad, es de simple lógica que el petróleo tiene un futuro muy limitado. Para aquellos que tengan interés en la revolución energética que se está gestando, les recomiendo ver la reciente presentación del analista Peter Diamandis en la Conferencia SURA.
Le recomendamos: De burbujas y criptomonedas
Pero si hasta ahora las ventas de vehículos eléctricos no llegan ni al 2 por ciento de las ventas totales de carros, ¿de dónde saca este columnista que el futuro a mediano plazo es eléctrico? La razón es que faltan dos a tres años para perfeccionar las baterías en cuanto a peso, tamaño, costo, tiempo de recarga y reciclaje se refiere. Pero una vez varios de estos obstáculos se solucionen, y los vehículos eléctricos sean más baratos que los carros convencionales (de combustión interna), se da inicio a la era del transporte eléctrico. Las ventajas de los carros eléctricos son enormes: dado que ni necesita caja de cambios, ni trasmisión, ni ejes de fuerza, el peso y el mantenimiento se reducen de manera considerable. Sobra decir que para que se imponga el trasporte eléctrico es necesario un cambio fundamental en la manera de generar, transportar y distribuir el fluido eléctrico. Es indispensable el colocar estaciones de recarga a lo largo y ancho del globo. Aparte de que el transporte va a ser eléctrico, está la revolución de los vehículos autónomos, lo que va a cambiar de manera drástica los patrones de compra y uso de los carros con el consecuente impacto en todo el sector.
El que realmente tenga interés en saber cómo va a ser el futuro haría bien en mirar la ciudad china de Shenzen, la primera ciudad del mundo cuya flota de buses del transporte público funciona por completo con energía eléctrica. Según informes de prensa, “El último automotor de este tipo que funcionaba con combustible contaminante fue retirado de circulación en diciembre del 2017. Lo que más asombra a la opinión mundial es que no se trata de una urbe mediana o pequeña, sino de una megaurbe con casi 12 millones de habitantes. En cifras, el impacto ambiental es impresionante: estos automotores usan 73 por ciento menos energía que un vehículo impulsado por diésel, es decir que son más eficientes; en un año, la flota evitará el consumo de energía equivalente a lo que producen 366.000 toneladas de carbón corriente, y se dejarán de arrojar al aire 1,35 millones de toneladas de dióxido de carbono.”
Pero indistintamente que la fecha de caducidad del petróleo supere, por mucho, el 2050 como lo vaticina el Dr. Villamizar, o no llega al 2030 como argumenta este columnista, en lo que sí tiene razón el ex – ministro es que Colombia debe modificar el esquema regulatorio para que no sólo se aumente las reservas comprobadas, sino que se extraiga y venda la mayor cantidad de petróleo posible; y esta búsqueda la debe llevar a cabo son los inversionistas privados y no el Estado. El argumento de que es necesario una petrolera estatal para fijar la política petrolera es de una estupidez sin límites y una vez aumentadas las reservas, Ecopetrol se debe privatizar en un 100 por ciento. Los colombianos tenemos que tener es la absoluta certeza de que el petróleo que no se venda hoy y en los próximos lustros, no se va a vender nunca.
Tomado de:  dinero

Supersociedades admite en reorganización a tercer operador del Sitp

Supersociedades admite en reorganización a tercer operador del Sitp



DineroDinero    hace 1 día

Supersociedades admite en reorganización a tercer operador del Sitp: SITP/Semana© Semana SITP/SemanaLa Organización Suma, operador del Sistema Integrado de Transporte Público (Sitp) de Bogotá, argumentó con sus reportes financieros que está “en incapacidad de pago inminente con respecto al cumplimiento normal de las obligaciones y  de no ser por el inicio de este proceso, podría entrar en cesación de pagos en el curso de un año”, advirtió la Superintendencia de Sociedades.
De acuerdo con el reporte de esta entidad, Suma no tiene obligaciones vencidas por pasivos pensionales, ya que no tiene ni ha tenido empleados con derechos pensionales jubilatorios.
Sin embargo, argumentó que su insolvencia se debe a las demoras en la implementación del Sitp en la ciudad; la falta de integración de medios de pago, acceso a tarjetas y recargas; las deficiencias en el diseño operacional del sistema; la falta de infraestructura asociada a este sistema de transporte; los retrasos en el inicio de operación del sistema y la falta de soluciones definitivas por parte del ente gestor.
Así, Suma se convierte en el tercer operador del Sitp que fue admitido en reorganización durante el último año, antecedido por Masivo Capital y Tranzit.
El Sitp también tiene tres operadores sometidos a liquidación ordenada por la Superintendencia de Sociedades.
Coobus y Egobus fueron las dos primeras operadoras del Sitp en revelar sus problemas financieros y pedir la reorganización ante la Supersociedades, entidad que más adelante ordenó su liquidación.
En septiembre del 2016 la Supersociedades decretó la liquidación de las empresas Egobus y Coobus, dos de las cuatro empresas concesionarias del servicio del Sitp y que cubrían 614 rutas en la capital del país. Con la liquidación, Transmilenio tenía que decidir cómo cubriría dichas rutas para no afectar el transporte de los bogotanos pese a la desaparición de ambas firmas.
La razón para que la entidad de control decidiera liquidar tanto a Coobus como a Egobus fue no sólo su situación financiera que les impedía cumplir con sus pagos, tal como sucede ahora con Tranzit, sino también la falta de gobernabilidad en ambas empresas.
Tomado de: dinero

martes, 23 de enero de 2018

Controversia en el sur por el carril solo bus

Controversia en el sur por el carril solo bus

  • En el sector de la glorieta de Pilsen hay preocupación porque un carril exclusivo limita el tráfico del resto de vehículos y este es uno de los sitios de más congestión en horas pico del sur del Valle de Aburrá. FOTO Julio César Herrera
    En el sector de la glorieta de Pilsen hay preocupación porque un carril exclusivo limita el tráfico del resto de vehículos y este es uno de los sitios de más congestión en horas pico del sur del Valle de Aburrá. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
POR RODRIGO MARTÍNEZ ARANGO | PUBLICADO HACE 11 HORAS
18
kilómetros de ciclorrutas tiene Envigado y la meta es de 30. Itagüí tiene 2,2 kilómetros.
EN DEFINITIVA
El carril solo bus ayuda a la movilidad más fluida para el transporte público colectivo, pero en el sur hay reclamos de varios transportadores y de algunos ciclistas.
En Envigado e Itagüí aún está en proceso la señalización del carril solo bus y los ciclistas y conductores de otros sistemas de transporte expresaron su inconformismo, porque, afirman, los dejaron sin por dónde transitar.
El taxista Gabriel Jaime Vélez, quien lleva 34 años trabajando en el sur del Valle de Aburrá, dijo que esta medida les está dificultado recoger y dejar pasajeros, los que no pueden bajar en medio de los carriles de velocidad.
Opinó que los taxis como los buses también son servicio público y no entiende por qué los sacaron del carril derecho, lo que les limita el trabajo.
Otra situación que advirtió Vélez, es que en el caso de que se le pinche una llanta al carro o se vare, ¿hacia qué carril tienen que ir para montarla o esperar una grúa?
Argemiro Valencia, quien utiliza su bicicleta para ir de su casa, en Itagüí, al trabajo, en Envigado, dijo que no entendía por qué le dieron esta exclusividad a los buses y no tuvieron en cuenta las ciclas, que quedaron expuestas a transitar por el carril izquierdo que también es exclusivo de motos y carros.
Otro taxista, Rodrigo Valencia, expresó que en Itagüí la mayoría de vías son de dos carriles y si queda uno solo para bus, se infartará la movilidad, en todo el sur, en especial en horas pico.
Mauricio Mesa, integrante del colectivo SiClas, dijo que la información que le han dado las autoridades de Movilidad de Medellín y municipios donde se está demarcando el carril solo bus, es que los conductores deben entender que el mismo debe ser compartido con ciclistas, pero pidió que si es así, que lo demarquen para que buseros y pedalistas se enteren de que ambos pueden usar este carril.
Es preferencial
Julián David Jaramillo , secretario de Movilidad de Itagüí, respondió que en esta población no se llama carril exclusivo, como ocurre en algunos sitios de Medellín.
“En Itagüí es carril preferencial y lo hicieron para crear la cultura que el transporte público colectivo debe ir por el carril derecho. Por eso la demarcación que va hoy en 12 kilómetros, pero es en piso y no tiene hitos ni separadores”, dijo.
Reconoció que este municipio tiene escasas vías y por esto están estudiando bien cuándo puede ser sancionatorio ocupar este carril.
Sara Cuervo, secretaria de Movilidad de Envigado, relató que allí ya han señalizado 4,5 kilómetros y siguen en el proceso de demarcación, porque muchas vías están intervenidas por la construcción de metroplús, pero como el de Itagüí, es preferencial.
Recordó que la estrategia es del Área Metropolitana y los municipios la acogieron para generarle espacios al transporte público colectivo para que sea eficiente, ya que ahorra tiempo y dinero. Indicó que allí primero sensibilizarán y cuando se concluyan las obras y haya más vías y ciclorrutas se aplicarán sanciones.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Efraín Galeno, presidente de la Corporación de Transportadores Urbanos, CTU, dijo que solo bus es una medida gubernamental que tiene el respaldo del gremio, el cual llevaba más de 15 años pidiéndolo, para organizar la movilidad, porque el transporte público masivo no está teniendo la fluidez que debe tener y hoy con la congestión y las obras que está haciendo Medellín, su velocidad no supera los 10 kilómetros por hora, lo que afecta el cumplimiento de las frecuencias de despacho. “A quienes se sientan afectadas con la medida como los ciclistas y taxistas se les deben buscar alternativas”, opinó.
Tomado de: EL COLOMBIANO

viernes, 12 de enero de 2018

En dos meses empresas del Valle de Aburrá deben tener planes de movilidad


  • El uso de las bicicletas, ya sean eléctricas o tradicionales, es la estrategia que con más frecuencia han implementado las empresas como aporte a la movilidad sostenible en la ciudad. FOTO Manuel Saldarriaga
    El uso de las bicicletas, ya sean eléctricas o tradicionales, es la estrategia que con más frecuencia han implementado las empresas como aporte a la movilidad sostenible en la ciudad. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
POR VÍCTOR ANDRÉS ÁLVAREZ C. | PUBLICADO HACE 12 HORAS
106
compañías han sido socializadas por el Amva en planes de movilidad.
EN DEFINITIVA
Adoptar prácticas de movilidad como el uso de la bici y el transporte público va más allá del compromiso y es exigencia para 331 empresas en el Aburrá. Ya hay buenas iniciativas.
El primer plazo vencía en 19 días. La mayoría de empresas que debían tener listo su diagnóstico y soluciones en temas de movilidad de empleados este mes de enero, no alcanzaron a completarlo y pidieron una prórroga para cumplir con esa exigencia del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva).
Desde el año pasado, esta autoridad ambiental socializa la iniciativa de plan Movilidad Empresarial Sostenible (MES), sustentada en la resolución 1379 de 2017 que exige a las organizaciones, públicas y privadas, de la región con más de 200 trabajadores (directos e indirectos), identificar consecuencias ambientales generadas por el viaje de sus colaboradores desde y hacia su lugar de trabajo.
Además, obliga a 331 empresas identificadas para que formulen estrategias de movilidad que reduzcan el impacto en la calidad del aire y la utilización del espacio urbano.
La apuesta con el MES es que las empresas promuevan acciones para que sus empleados llegue y salgan de la sede en bicicleta, a pie o en transporte público o en vehículo motorizado compartido.
Viviana Tobón, subdirectora de Movilidad del Amva, explicó que la guía para que las empresas se acogieran al MES se publicó el 30 de noviembre pasado. Agregó que a hoy han sido socializadas 106 empresas en la elaboración del plan.
“El año pasado estuvimos sensibilizando sobre qué era y su importancia. Nos encontramos empresas que los han implementado con buena intención, pero sin mucha estrategia”, dijo.
Tobón ratificó que el plazo inicial para presentar los MES vence el 30 de enero y afirmó que se amplió esa fecha límite hasta marzo, “porque las empresas han pedido prórroga pues hay empleados en vacaciones y baja la producción”.
Los beneficios
En su concepción, la medida establece que el plan de movilidad no solo busca contribuir a la sostenibilidad del territorio, sino un impacto en las empresas: aumento de niveles de productividad, optimización de la infraestructura, proyección de responsabilidad social de la empresa a la comunidad y un ambiente de trabajo saludable.
“El MES también mejora el uso del espacio público, reduce el ruido y la congestión vehicular. Debe garantizar el compromiso de la organización en su implementación, lo que conlleva a que establezcan el cargo de promotor de movilidad, así como la formulación de un diagnóstico”, aclaró Tobón.
Para Édgar Higuera, gerente de Infraestructura de la Andi, la resolución que obliga a las empresas del Valle de Aburrá a tener un plan de movilidad debe ser mejor planificada, identificando las necesidades de cada industria.
“La autoridad ambiental ve el tema como un problema de pasajeros y ambiental. Esto se debe mirar desde la cantidad de habitantes y las vías que hay en el territorio. También analizar el abastecimiento de materias primas y darle movilidad a la gente”, apuntó.
Higuera enfatizó en que no deben existir restricciones en temas de movilidad para las empresas e invitó a establecer mesas de diálogo para revisar cada sector empresarial para definir las medidas pertinentes.
Las que avanzan
Son varias las organizaciones que han avanzado en su plan de movilidad, aunque aún no cuentan con el aval del Amva.
Sura, por ejemplo, realizó un piloto a través de una aplicación móvil, con la que creó una comunidad interna para que las personas invitaran a sus compañeros a llevarlos en su vehículo a determinada zona de la ciudad o preguntaran quién los podía acercar a su casa.
Según Camilo Agudelo, gerente de Movilidad de Sura, ese ejercicio les arrojó aprendizajes que actualmente analizan para una implementación definitiva.
Además se hizo un diagnóstico con hábitos, frecuencias, causas de accidentalidad. Con base en esto hacemos intervención para mejorar conductas asociadas a la conducción “, señaló.
Otro caso de éxito, es el de Argos, que tiene el programa La bici me mueve, iniciativa, que surgió hace dos años, con la que buscan que sus colaboradores implementen prácticas de movilidad alternativas.
“Se tienen dispuestas 42 bicicletas eléctricas que pueden ser usadas por cualquier empleado ya sea para desplazarse entre las oficinas de Medellín (Santillana, Almagrán, CDM Argos y Eafit) o para trasladarse a la residencia. Se han realizado 3.607 préstamos de bicicletas, lo que, según estudios de la compañía, equivalen a haber evitado la emisión de 2723.6 kg de dióxido de Carbono y el ahorro de cerca 433.4 horas en tiempo de viaje”, indicó Vivian Garcés, directora de Talento y Cultura de Argos.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Según lo planteado, las metas de estos Planes de Movilidad Empresarial Sostenible (MES) implican lograr una reducción de un 20% de las emisiones de CO2 generadas por los viajes al trabajo para el año 2020 y de un 10% de reducción durante el primer año de implementación.
La Subdirección Ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá será la principal entidad encargada de vigilar y controlar la presentación e implementación de los Planes MES por parte de las empresas, así como del reporte de la evaluación de estos.
Igualmente, las entidades que adopten los planes deberán crear un comité que coordine y monitoree la ejecución de las estrategias.
Tomado de: EL COLOMBIANO